Limpieza de piel

El lavado de la piel exige un proceso especial que nada tiene que ver con los tradicionales procesos de limpieza del seco o del agua.

 

Este tipo de ropa requiere un cuidado  y el conocimiento profesional  que solo los especialistas pueden proporcionar. ​Antimanchas, limpieza, coloración, tratamiento de hidratación... hacemos todos los esfuerzos posibles para devolverte tus prendas como nuevas. No todos los materiales son iguales: el ante, la napa, el nobuk, etc. Cada uno de ellos es especial y muy diferente a los otros.

Al ser, al igual que nuestra propia piel, un material vivo hay que cuidarlo y mimarlo regularmente para mantener el color y su flexibilidad por más tiempo.

Confía en nosotros, y haremos que recibas tu pieza de piel casi como nueva y la disfrutes como el primer día.